Y Jesús… Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer. Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; A predicar el año agradable del Señor. Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros. Lucas 4:16 – 21
El propósito principal de este sitio web es estimular pensamientos, interés y estudio en la Palabra de Dios proveyendo ayudas, guías y recursos y también animar al usuario confiar en lo que Dios dice y no en lo que el hombre dice. La Palabra de Dios es verdad.

Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres. Juan 8:36

Mensaje de Salvación Soy salvo, ¿Ahora que?

Versículos citados de la versión Reina-Valera 1960